Crítica de La Bruja (2015)

por Luis Casanova

share-og1Hacía bastante tiempo que no entraba a una sala de cine y me encontraba con este tipo de miedo. El director de esta película, Robert Eggers (a penas conocido por la adaptación animada de Hansel y Gretel en una versión de terror psicológico y surrealista) juega a ser David Lynch con imágenes que se quedan grabadas en nuestra materia gris y no se van en un par de días. La película consigue llegar a niveles de perturbación muy similares a algunas obras del director de Eraserhead (1977) pero apoyándose en la música más que en los efectos sonoros. Planos muy definidos y una fotografía que en fusión con el sonido ya mencionado -cortesía de Mark Korven, que también hizo maravillas en Cube (1997)- , crean una especie de malestar y de intranquilidad puntuales que consiguen que el espectador aparte la mirada en más de una ocasión.

Seguir leyendo

Anuncios