Marvel Studios, Camino al Infinito parte IV: El inicio de la Fase 2 (2013-2014)

por Mario Gómez

La maquinaria de Marvel nunca para, y tampoco nosotros. Estamos todavía con todo el hype encima por estreno de Black Panther, la nueva entrega que ya podemos considerar otro bombazo más para la extensa colección de éxitos del MCU, y no se nos ocurre mejor forma de celebrarlo que continuando nuestro viaje a través de la pasada década. Tras el apabullante triunfo de Los Vengadores, el público estaba ansioso por descubrir qué sería lo siguiente en esta saga que película tras película se ganaba los corazones de propios y ajenos al mundo del cómic. No en vano la culminación de la Fase 1 fue el lanzamiento definitivo de las obras de Marvel Studios al cielo de los blockbusters, consiguiendo unos resultados inmejorables y captando la atención del mundo entero. Así, la Fase 2 entraba con fuerza un año después con varias películas que no podían ser más atractivas para los fans de Los Vengadores.

En esta entrada repasaremos a lo largo de tres apartados (seguro que ya lo adivináis) la producción y el lanzamiento de las siguientes tres obras de Marvel Studios, que casualmente están protagonizadas por la trinidad más importante de Vengadores históricamente: la del Mandarín, la de cuando Thor coge el metro y la de Hydra liándola muy parda.

1. Tony Stark 3 y la sorpresita

Si ya hablábamos de resaca por los estrenos de las anteriores películas de la Fase 1, qué os voy a contar de las consecuencias de los festejos a propósito de Los Vengadores. Cuenta la leyenda que la mismísima sede de Marvel Entertainment apareció de repente boca abajo una mañana, y no queréis saber la movida que hubo que organizar para darle la vuelta al edificio con todo el personal durmiendo por los suelos dentro (dramatización, puede que no ocurriera). En cualquier caso de nuevo apenas hubo tiempo para recuperarse, porque para el año siguiente, 2013, estaba previsto que se estrenase la tercera película de la franquicia Iron Man con Robert Downey Jr. repitiendo, por supuesto, el papel de Tony Stark.

Quien no repitió fue Jon Favreau como director (sí volvió en calidad de actor para seguir dando vida al entrañable Happy Hogan), y como de costumbre en este tipo de situaciones, no sabemos exactamente qué fue lo que hizo que no quisiera repetir tras haberse encargado de la dirección de las dos primeras entregas de la saga. Las malas lenguas dicen que quiso dirigir Los Vengadores, pero en Marvel se negaron porque ya pidió un aumento de sueldo en Iron Man 2 y no estaban dispuestos a seguir subiendo, de modo que cuando más tarde le contactaron para dirigir Iron Man 3 Favreau dijo que naranjas de la China. Por su parte, el actor y director ha comentado que simplemente le apetecía buscar proyectos nuevos y que no tuviesen detrás las enormes expectativas y restricciones que tenía Iron Man 3 al ser la tercera entrega de la saga más exitosa del MCU por entonces. Nos toca a nosotros decidir qué versión de los hechos creer, aunque probablemente la verdad se encuentre a medio camino entre ambas partes.

jon-favreau-iron-man-2-happy-hogan-100545-1280x720Ya decía yo que Happy estaba así como muy enfadado en Iron Man 3.

Con Favreau fuera de juego, sería Shane Black el elegido para dirigir la última aventura en solitario de Tony Stark. Había trabajado previamente con Robert Downey Jr. en Kiss Kiss Bang Bang y de hecho fue el actor quien lo propuso y quien contactó con él, para bien o para mal.

Por supuesto, no podemos hablar de Iron Man 3 sin mencionar la polémica del Mandarín. Cuidado porque, de forma excepcional, haremos spoilers de la película que nos ocupa, y es que son necesarios para comentar el que probablemente sea el giro de guión más controvertido de todo el MCU. Si no has visto Iron Man 3 y no quieres arruinar la sorpresa, baja rápido hasta el titular de Thor: El Mundo Oscuro. Quienes sigáis con nosotros, ya sabéis lo que toca:

CapturaerY por esto todos tus amigos frikis estaban de bajona a finales de abril de 2013.

Se ha hablado largo y tendido, han corrido ríos de bilis tinta acerca del infame giro de guión que convierte al “Mandarín”, el terrorista interpretado por Ben Kingsley y uno de los mayores enemigos de Tony Stark en el cómic, en poco más que una broma en favor del verdadero antagonista de la película, Aldrich Killian, el principal responsable del proyecto Extremis. No entraremos en valoraciones (para ello podéis mirar la entrada que hicimos en su día o mi livetweet de hace poco), pero sí en la historia detrás de la decisión de transformar al villano. El propio director de la película ha hablado en múltiples ocasiones sobre ello, argumentando que el giro funcionó demasiado bien: su intención era por encima de todo la de sorprender a los espectadores, sobre todo a los lectores del cómic (esos listillos que creen que lo saben todo), pero probablemente esperaba que la sorpresa les fuera más grata. En principio no estaba previsto siquiera que Killian fuese el villano en la sombra, sino Maya Hansen, la bióloga que desarrolla Extremis desde un primer momento. Además, aparentemente en los primeros borradores del guión había una mayor prominencia de personajes femeninos como Pepper Potts pero todo eso cambió, según se comenta, porque los ejecutivos de Marvel estaban preocupados por tener bajas ventas en merchandising si el antagonista principal era una mujer, y en favor de dar más protagonismo a Tony Stark.

iron-man-3-1-1“¿Que habéis cambiado QUÉ? ¿Que lo habéis cambiado POR QUÉ?”

En cualquier caso, la película se estrenó como la conocemos hoy en día, y Shane Black no duda en defender a capa y espada el giro del Mandarín, que según él moderniza a un personaje clásico y estereotipado, dotándole de una nueva profundidad. Aunque la opinión del público se encontraba dividida, a Iron Man 3 no le fue mal en absoluto ya que cuenta con un 80% de críticas positivas en la web Rotten Tomatoes y consiguió, sobre un presupuesto de 200 millones, unos apabullantes 1.200 millones de dólares de recaudación en la taquilla mundial, que siguen reinando sobre el resto de películas del MCU que no llevan “Vengadores” en el título (ni siquiera Capitán América: Civil War ha conseguido llegar a esa cifra). Guste o no, no cabe duda de que la tercera y hasta ahora última aventura en solitario de Tony Stark fue todo un bombazo.

2. Thor: Las críticas oscuras

El año 2013 marcó el inicio de una tendencia muy celebrada por los aficionados de Marvel: desde entonces todos los años hemos tenido al menos dos nuevos estrenos del MCU. Así, en abril vio la luz Iron Man 3 y unos meses después, en octubre, llegó a las salas de cine Thor: El Mundo Oscuro. Esta segunda entrega del Dios del Trueno tiene el dudoso honor de ser la película peor valorada del MCU en Rotten Tomatoes con “sólo” un 66% de críticas positivas (1% menos que El Increíble Hulk), y es generalmente considerada la cinta más floja de Marvel Studios.

Como vimos en la anterior entrada, la confirmación de la secuela para Thor no tardó en llegar. Esta premura puede que asustase un tanto al director, Kenneth Branagh, quien decidió bajarse del carro dada la titánica tarea que le supuso dirigir la primera parte. Tras barajar varias opciones y reunir a todo el reparto para volver en la secuela, en octubre de 2011 (recordemos, ni siquiera se había estrenado aún Los Vengadores) Marvel emitía un comunicado que confirmaba a Patty Jenkins (sí sí, esa Patty Jenkins) como directora de la segunda película de Thor, que aún no tenía título.

gal_gadot_chris_pine.jpgTarde o temprano Patty Jenkins terminaría dirigiendo una película sobre un ser divino y superpoderoso, contando con uno de los grandes Chrises en el reparto.

Sin embargo la dicha de la primera directora del MCU (todavía estamos esperando) no duró demasiado, ya que en diciembre de ese mismo año Jenkins se desvincularía del proyecto alegando “diferencias creativas”. La historia que ella quería contar (un estilo a Romeo y Julieta protagonizada por Thor y Jane Foster) no encajaba en el esquema global de Marvel Studios y la relación profesional se cortó, hasta donde sabemos, de forma amistosa (a diferencia del caso Edgar Wright, que veremos más adelante cuando repasemos Ant-Man).

Inmediatamente se reanudó la búsqueda de director hasta dar, esta vez sí, con el definitivo: Alan Taylor, cuya experiencia previa incluía algunos episodios de Juego de Tronos. En el primer cuatrimestre de 2012 se habló mucho de que el actor Mads Mikkelsen daría vida al villano principal de la película, pero por compromisos con la serie Hannibal las negociaciones no llegaron a buen puerto y tendríamos que esperar tres años más para verle en el MCU. En su lugar, en agosto de 2012 conocimos que el encargado de interpretar al elfo oscuro Malekith no sería otro que Christopher Eccleston, el noveno Doctor de la serie británica Doctor Who. En la SDCC de ese mismo año también se revelaría al público el título oficial de la película: Thor: El Mundo Oscuro.

152bactores2bque2bhan2baparecido2ben2bdoctor2bwho2by2ben2bpel25c325adculas2bmarvel2b16“¡De héroe a cero, en un pis pás!”

El rodaje tuvo lugar entre la segunda mitad de 2012 y la primera de 2013 (contando tanto fotografía principal como secundaria) y se localizó principalmente en Inglaterra, sobre todo para las zonas urbanas de Londres, e Islandia, para los paisajes y planos generales que se convertirían en otros mundos gracias a la magia de la postproducción. En el set de rodaje hubo más de un problema con ciertas escenas y partes de la trama hasta tal punto que Joss Whedon, que en aquel momento se encontraba metido hasta el cuello en el marketing de Los Vengadores, se dejó caer por allí y reescribió varios segmentos de El Mundo Oscuro para hacerla más coherente con los eventos de su película. Además de esto, parece ser que Eccleston no acabó muy contento con su papel, ya que según declaraciones recientes, cuando firmó el contrato para interpretar a Malekith lo hizo sólo por el dinero y sin saber la cantidad de horas de maquillaje que tendría que soportar cada día (de seis a ocho, según él). Tampoco le sentó muy bien que muchas de las escenas que explicaban el trasfondo de su personaje acabasen pasadas por la tijera en el montaje final de la cinta.

Independientemente de la recepción crítica, que como ya dijimos fue algo agridulce, Thor: El Mundo Oscuro continuó la tendencia de grandes recaudaciones en taquilla de Marvel Studios. Con un presupuesto que rondaba los 170 millones de dólares, consiguió una taquilla mundial de 644 millones. Esta cifra no parece gran cosa comparada con Iron Man 3 o Los Vengadores, pero supuso el mayor éxito del MCU por entonces únicamente por detrás de esos dos colosos, de modo que el panorama seguía siendo muy favorable para el estudio cinco años después de su atribulado nacimiento. Tan favorable que empieza a ser relevante hablar de la promoción que Marvel Studios desplegaba en el Salón H de la SDCC, siendo 2013 el año de la ya famosísima y gloriosa entrada de Tom Hiddleston, caracterizado y metido hasta las cejas en el papel de Loki:

Como podemos ver en el video, en Marvel estaban ya preparando al mundo no sólo para la segunda entrega de Thor, sino también para la secuela del Capitán América y para una nueva película sobre cierto grupo de perdedores… que dejaremos para la siguiente entrada. Terminemos la que nos ocupa hablando de la película que borraría a SHIELD del mapa del MCU.

3. Capitán América y los hermanos Russo

Este fue un capítulo muy importante del MCU. Supuso un punto de inflexión para los personajes de Steve Rogers, Natasha Romanoff y Nick Furia; se cargó de un plumazo a la mayor parte de SHIELD y Hydra en el universo de las películas y puede que lo más importante, fue la carta de presentación de los hermanos Russo como directores en Marvel Studios.

joe-and-anthony-russo-avengers-infinity-war_1200x750Anthony y Joe Russo. Si no te conquistan con sus películas, lo harán con la mirada. Grr.

Antes de dirigir El Soldado de Invierno, los Russo eran conocidos sobre todo por su grandísima labor de producción y dirección en la serie cómica Community (¿dónde está la película, Harmon? ¿¿DÓNDE??). De hecho, cuando en Marvel Studios buscaron director para la secuela del Capitán América, ellos acabaron en la lista final de diez posibles candidatos porque el mismísimo Kevin Feige vio los grandiosos episodios especiales de paintball y quedó fascinado por cómo el dúo de directores comprendían y ejecutaban una gran variedad de géneros televisivos ya no sólo en cada temporada, sino en un mismo capítulo. Sí, Community era una serie que jugaba de manera cotidiana con la hibridación del medio audiovisual, y era justo eso lo que buscaba Feige para el Capitán América: alguien capaz de hacer una película de superhéroes que rompiese el molde establecido y que contase con las virtudes de la comedia, el thriller y la acción pura y dura. Con un presupuesto de 170 millones de dólares, Joe y Anthony Russo tomaron las riendas de la que sería una de las películas más populares y aclamadas del MCU.

La temporada 6 de Community rindió homenaje a los Russo en 2015, parodiando la maravillosa escena del ascensor de El Soldado de Invierno.

Los guionistas habituales del Capitán América en el MCU, Markus y McFeely, empezaron a escribir el primer borrador de la secuela tan pronto terminaron con El Primer Vengador en 2011. Querían hacer una adaptación libre del cómic El Soldado de Invierno de Ed Brubaker, centrándose principalmente en SHIELD y la relación de Steve Rogers con dicha agencia de seguridad. Por su parte, los hermanos Russo aportaron el enfoque de “thriller político” que ahondaría en temas de actualidad como la guerra con drones no tripulados o la vigilancia global y el debate de libertad contra seguridad.

El reparto se fue construyendo con el retorno de muchas caras conocidas del MCU como Chris Evans en el papel de Steve Rogers, Scarlett Johansson como Natasha Romanoff o Samuel L. Jackson interpretando a Nick Furia. En cuanto a nuevos personajes, Anthony Mackie no tardó en confirmar su participación en la película como Sam Wilson y para Sharon Carter, agente de SHIELD y pareja de Steve Rogers en el cómic, se barajaron nombres como Emilia Clarke o Allison Brie (vieja conocida de los Russo por su papel protagonista en Community) pero finalmente fue Emily VanCamp quien se hizo con el personaje. El rodaje comenzó el 1 de abril de 2013 y tuvo lugar en emplazamientos de Estados Unidos como California, Washington o Cleveland hasta junio de ese mismo año para completar la fotografía principal, y los directores se inspiraron en películas como la saga Misión Imposible para crear secuencias de acción largas y tensas con el objetivo de mantener al público en vilo.

syx9xhjYa quisieras, Tom Cruise.

El marketing para El Soldado de Invierno no dejó lugar a dudas en cuanto a la identidad del antagonista que da nombre a la película: el primer trailer ya contenía un plano (algo borroso, eso sí) en el que podía verse la cara de Bucky sin la máscara, con lo que desde Marvel Studios nunca se trató ese giro argumental como una sorpresa para la audiencia. Lo que sí fue sorprendente y dio mucho de qué hablar fue la filtración de unas fotos del set de rodaje en las que podía verse el beso que comparten Steve y Natasha durante la escena del centro comercial. Saltaron las alarmas de muchos espectadores que consideraban que Natasha no necesitaba una pareja en el MCU, ni mucho menos ser el interés amoroso de nadie, o que preferían para ella un amor más canónico con respecto al material original, como Ojo de Halcón o Bucky. Aunque nosotros ya sabemos que ese beso era fingido dentro de la narrativa de la película, cabe preguntarse si la reacción del público habría sido distinta de haber sabido el futuro que le esperaba a Natasha en Vengadores: La Era de Ultrón.

f20410ab0c8d8017newwbwsDos semidioses de la belleza besándose a su lado y la señora rubia pensando en si esta noche se prepara un piscolabis o pide una pizza.

En cualquier caso, si antes dijimos que Capitán América: El Soldado de Invierno fue la carta de presentación de los hermanos Russo en el MCU, no es extraño que una vez Joss Whedon estuvo fuera de la ecuación (lo veremos en próximas entradas) en Marvel Studios se asegurasen de que fueran ellos junto a los guionistas Markus y McFeely quienes llevasen la batuta de las superproducciones más importantes de los años venideros. La crítica profesional no tardó en manifestar su entusiasmo por la secuela del Capitán América, y el público general hizo lo propio no sólo en internet sino en las salas de cine: El Soldado de Invierno recaudó un total de 714 millones de dólares globales, casi doblando la cifra de El Primer Vengador.

Resulta evidente al ver los resultados de las tres películas comentadas hoy que las cifras astronómicas se convertían cada vez más rápidamente en algo cotidiano para Marvel Studios, y el fenómeno se expandiría en el mismo año 2014 con la llegada de la primera gran sorpresa del MCU: Guardianes de la Galaxia, de la que hablaremos (entre otras cosas) en la próxima entrada.

Fuentes

Christopher Eccleston habla sobre por qué no le gustó interpretar a Malekith

CinemaBlend sobre Jon Favreau pasando de dirigir Iron Man 3

CinemaBlend sobre la polémica del Mandarín

Collider: Joss Whedon reescribió varias escenas de El Mundo Oscuro

Empire comenta el primer trailer de El Soldado de Invierno en 2013

Gizmodo, la visión de Patty Jenkins para Thor: El Mundo Oscuro

Jon Favreau sobre por qué deja Iron Man 3

Los Angeles Times sobre la trayectoria de los hermanos Russo

Los guionistas de El Soldado de Invierno hablan sobre las directrices de Feige para la película

MTV News recopila reacciones de la audiencia al Mandarín

ScienceFiction sobre las fotos filtradas del beso de Steve y Natasha en el rodaje

Shane Black no se arrepiente del giro del Mandarín

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s