Marvel Studios, Camino al Infinito parte II: Recambios, Secuelas y Disney (2008-2010)

por Mario Gómez

¡Año nuevo, entrada nueva! Tras la enorme cantidad de azúcar, especias y muchas cosas bonitas que recibió la primera parte de esta serie, como es natural tenía muchas ganas de continuarla, así que vamos a ello. Si anteriormente nos centrábamos en los inicios de Marvel Studios y cómo, contra todo pronóstico, todo salió bien en su primer proyecto, en esta ocasión toca hablar de los primeros baches con los que el MCU se encontró desde un punto de vista creativo y económico una vez la maquinaria ya estaba en marcha. Además, veremos un gran cambio de paradigma del lado empresarial de Marvel Studios que asustó a mucha gente pero que ha dado un gran resultado, al menos hasta ahora. De nuevo usaremos un esquema de tres puntos principales para desarrollar los temas de hoy, y estos serán Hulk y la movida con Universal, Iron Man 2 y los primeros líos económicos, y por último pero definitivamente no menos importante, la compra de Marvel por parte de Disney.

1. El Creíble Hulk, Universal y Edward Norton

Avancemos un poco en el año 2008. El verano está a la vuelta de la esquina y en las oficinas de Marvel Studios aún están de resaca por los festejos y celebraciones a propósito de su primer gran éxito, Iron Man. Sin embargo, no hay tiempo para jaquecas ni para buscar la ropa interior perdida entre cubatas, confetti y gorras del señor Feige: junio es el mes elegido para el estreno de El Increíble Hulk, la segunda entrega del MCU y, en un principio, una apuesta mucho más segura que el hombre de hierro. Donde Iron Man parecía tenerlo todo en contra antes de su estreno, el panorama de la nueva película del Gigante Esmeralda era muchísimo más favorable. A fin de cuentas, Hulk sí que era un personaje bastante famoso en Marvel históricamente. Su anterior película, Hulk (Ang Lee, 2003), consiguió unos nada desdeñables 245 millones de dólares de recaudación, todo un logro a principios de la década pasada. Podía esperarse que esta nueva entrega aprovechase el impulso de Iron Man para coger carrerilla y superar sin mucho problema el resultado de su predecesora, ¿verdad?

hulk_is_happy“¿Débil Iron Man hace chorrocientos millones en taquilla? ¡Pues Hulk hace MUCHICIENTOS MILLONES! ¡¡HULK APLASTA DÉBIL TAQUILLA!!”

Pues no. Lo cierto es que la recaudación final de El Increíble Hulk consiguió superar a la cinta de Ang Lee por los pelos, con un total de 263 millones de dólares, ni siquiera la mitad de lo que hizo Iron Man. Este resultado, a pesar de lo que ahora nos pueda parecer, no fue realmente tan decepcionante para Marvel ya que a fin de cuentas recuperaron con intereses los 150 millones de dólares (estimados) que invirtieron en la película. Entonces, ¿por qué no hemos vuelto a ver una película de Hulk en solitario? ¿Por qué Mark Ruffalo pasó a ser Banner en Los Vengadores?

Para empezar, la situación de los derechos de Hulk es… como mínimo, interesante. El pacto con Universal, como todos los demás, establecía que si no usaban al personaje en “x” tiempo perderían los derechos de producción sobre él, es decir, que Marvel pasaría a tener de nuevo el control creativo absoluto sobre el personaje. Y eso fue lo que ocurrió tras Hulk (Ang Lee, 2003): no se produjo ninguna otra película del personaje hasta que los derechos volvieron a Marvel y el recién nacido estudio pudo hacer El Increíble Hulk. El problema (y los dolores de cabeza para Feige y para los fans) empieza con los derechos de distribución de las películas de nuestro muy enfadado amigo verde. Mientras que el resto de las películas pre-Vengadores de Marvel Studios fueron distribuidas por Paramount (se les acabó el chollo cuando llegó Disney, pero de eso hablaremos luego), fue Universal quien se ocupó de la cinta de El Increíble Hulk. Por lo que sabemos a día de hoy, el contrato de distribución de Hulk entre Marvel y Universal, a diferencia del de Paramount, es de duración indefinida. Así pues, cuando Disney compró Marvel (ahora llegamos a eso, de verdad), se encargó de recuperar todos los derechos de distribución con fecha de caducidad ya que evidentemente no necesita de otros estudios para llevar sus películas a las salas de cine, pero Universal no ha consentido en desprenderse de los derechos de Hulk hasta el día de hoy.

tenorImágenes reales de la última persona que intentó buscarle sentido al pacto de Hulk entre Marvel y Universal.

Así, nos encontramos ante un extraño bucle legal: Universal no puede hacer una película de Hulk por su cuenta porque no tiene los derechos de producción del personaje, pero Marvel no puede hacer una película de Hulk porque no tiene los derechos de distribución y a Disney no le conviene que otro estudio distribuya sus películas. Por supuesto, en Marvel Studios podrían intentar hacer un trato con Universal similar al que hicieron con Sony por Spiderman, pero suponemos que Hulk no es hoy en día una marca tan popular o relevante como para quebrarse la cabeza de esa manera (además de que su última película tuvo recaudación y críticas bastante mediocres), y finalmente tomaron la decisión de usar al Gigante Esmeralda en películas grupales como Vengadores o bien como en Thor: Ragnarok, donde es una especie de “segundo protagonista” con su propia trama dentro de la narrativa global del MCU. Y arreando.

rfijnynEl cuerpo de Kevin Costner con la cabeza de Chris Evans haciendo su mejor imitación de Kevin Feige cuando le dijeron que no podía usar a Hulk por la movida de Universal.

Los motivos por los que Edward Norton no siguió interpretando a Banner son harina de otro costal. En un principio, el actor rehusó la oferta de Marvel para protagonizar El Increíble Hulk, y sólo accedió cuando se le garantizó un cierto control creativo sobre la película y sobre su personaje en particular. Antes de empezar el rodaje, de hecho, Norton hizo una reescritura completa del guión en la que, si bien no tenía permitido cambiar la estructura ni la narrativa general de la película, sí que añadió bastante diálogo y desarrollo de los personajes, sobre todo de Bruce Banner. El director, Louis Leterrier, trabajó durante el rodaje con esta versión reescrita del guión, y el primer corte editado de la película duraba alrededor de dos horas y media. El equipo de producción de Marvel Studios pensó que esa duración era excesiva y empezaron los recortes: querían una película más breve y más centrada en la acción, de modo que las primeras escenas eliminadas fueron las que Norton metió en el guión. Un ejemplo de ellas es la que iba a ser la primerísima secuencia de la película, en la que veríamos a Banner intentando suicidarse disparándose en la cabeza, sin éxito.

tumblr_m6141a9yns1rxpfq3o1_500“Mira, Edward, que lo hemos estado viendo así por encima y vamos a tener que recortar bastantes minutos de tu personaje, no te importa, ¿verdad…? ¿Verdad, Edward? ¿Edward…? EDWARD, NO, OTRA VEZ NO”.

Naturalmente, a Norton no le sentó nada bien que en Marvel Studios pasasen la tijera por aquellas escenas que para él eran esenciales, de modo que estalló un conflicto que a día de hoy aún no sabemos si fue realmente tan dramático como lo pinta la prensa o tan civilizado como dicen los representantes de Marvel o el propio Norton. En cualquier caso, esta discusión fue lo que propició que el actor, cuyo contrato era sólo de una película, no renovase para la siguiente y dejase huérfano al personaje de Bruce Banner de cara a Los Vengadores… pero ese tema lo trataremos en una entrada posterior.

2. Iron Man 2: quizás no mejor, pero sí más grande

Iron Man, como ya dijimos en la anterior entrada de esta serie, fue un éxito mayor de lo que nadie podría haber esperado allá por 2008. La primera parte de la historia de Tony Stark consiguió unos números impresionantes desde el primer fin de semana, con lo que en Marvel no tardaron en anunciar una segunda parte, prevista para el año 2010. Así, 2009 ha sido el único año desde 2008 hasta la actualidad en el que no hemos tenido ningún estreno del MCU, pero tranquilos, porque si bien no vimos ninguna nueva película, en ese año en blanco sí que vivimos muchísimo drama del que hablaremos más adelante.

tony-stark_rff6.jpgSe cuenta que esta escena está inspirada en el propio Robert Downey Jr. entrando en las oficinas de Marvel Studios para negociar su contrato de “Iron Man 2”.

Lo cierto es que la producción de Iron Man 2 fue relativamente fácil para el estudio. La moral estaba por las nubes, y parecía que en Marvel Studios habían encontrado su primera gallina de los huevos de oro en Robert Downey Jr. como Tony Stark. Kevin Feige quiso aprovechar la secuela para empezar a dar forma a su Universo Cinematográfico, esta vez de forma mucho más evidente que una mera escena postcréditos: llegaron a un acuerdo con Samuel L. Jackson para repetir su papel de Nick Furia en hasta nueve películas más (aún sigue vigente, por supuesto) y decidieron introducir al tercer miembro de los Vengadores en el MCU: Natasha Romanoff, la Viuda Negra. En un principio el papel estaba pensado para Emily Blunt pero finalmente no pudo aceptarlo por obligaciones contractuales con otros estudios que no le dejaban tiempo para más películas, con lo que fue Scarlett Johansson quien terminó enfundándose el traje. Así, para 2010 ya teníamos a la mitad de los Vengadores presentados en el MCU, y las expectativas de los fans aumentaban por momentos.

maxresdefaultEsta es la cara que se te queda cuando eres la primera superheroína del MCU y ocho años después aún no tienes tu propia película. De momento.

Además de Scarlett, se confirmó que Iron Man 2 contaría también con Sam Rockwell y Mickey Rourke (el empresario Justin Hammer y el villano Ivan “Latigazo” Vanko, respectivamente) como los antagonistas de la película, completando así un elenco bastante impresionante. Aunque había algo que fallaba… o más bien alguien porque, por supuesto, no todo iba a ser un paseo por el campo en la producción de la tercera película del MCU. En la actualidad seguimos sin conocer exactamente el por qué, pero Terrence Howard tuvo el honor de ser el primer (y casi casi el único) recast de Marvel Stuidos. Lo que sí sabemos es que fue el actor mejor pagado de Iron Man, más incluso que Robert Downey Jr., quien, recordemos, era una apuesta arriesgada por aquel entonces. Muchos asumen que de cara a la segunda parte los productores quisieron recortar el sueldo de Howard, y por ahí deben andar los tiros, porque el propio actor dijo en una entrevista que Robert Downey Jr. “cogió el dinero que se suponía le iban a pagar a él y le echó” de la película. En cualquier caso, Howard dijo adiós al MCU y desde Iron Man 2 hasta hoy ha sido Don Cheadle quien ha encarnado a Rhodey en las siguientes películas.

terrence-howard-as-rhodey“Será la próxima, amigo”. Hmmmm, a ver cómo te lo digo…

Jon Favreau, por su parte, también tuvo algún que otro problema con su sueldo a la hora de confirmar que volvería como director, pero esas negociaciones sí que terminaron llegando a buen puerto. Resulta llamativo que hubiese tanto dolor de cabeza con los sueldos en Iron Man 2 cuando tuvo un presupuesto bastante mayor que la primera: con 200 millones de dólares, es una de las películas individuales más caras de Marvel Studios. Para poner esta cantidad en perspectiva, las dos entregas de Guardianes de la Galaxia tuvieron ese mismo coste, y Vengadores (una superproducción sin precedentes en su día) sólo contó con 20 millones más. En otra entrada hablaremos de la posible causa de las tribulaciones presupuestarias en Marvel Studios. Ejem, ejemperlmutterejem.

coulson-phone-thor-hammer“¿Y cuánto dice que me van a pagar por este cameo…? ¿Un bocata de calamares? Hombre, no sé yo si…”

A pesar de estos inconvenientes la película llegó a buen puerto, completando la fotografía principal sin muchos problemas en poco más de dos meses, y si bien la recepción de la crítica fue algo menos entusiasta que la de Iron Man, consiguió superarla en recaudación con un sanísimo total de 623 millones de dólares. En esta ocasión, la escena postcréditos, rodada por Kenneth Branagh, mostraba un pequeño atisbo de la siguiente entrega del MCU: un cráter enorme en medio del desierto de Nuevo México con cierto martillo firmemente incrustado en su parte más profunda. Sin embargo, antes de pasar a la primera aventura de nuestro dios nórdico preferido, tenemos que volver atrás en el tiempo hasta 2009. No importa lo que señalase el horóscopo chino, para Marvel Studios aquel fue sin duda el año del ratón.

3. Y entonces llegó Disney

Lunes 31 de agosto de 2009. Iron Man 2 está aún en fase de producción. Thor y Capitán América empiezan a ser algo más que ideas en el aire. De repente, sin previo aviso, aproximadamente a las 15:00 EST (hora de la Costa Este de Estados Unidos) surge una noticia que sacudiría el mundo de las finanzas: The Walt Disney Company compra Marvel Entertainment por la suma de cuatro mil millones de dólares, o cuatro “billones” americanos.

El presidente ejecutivo de Disney, Bob Iger, estaba convencido de que ambas empresas podían salir muy bien paradas del acuerdo. Su teoría era que Disney aprovecharía el amplísimo plantel de personajes Marvel para producir todo tipo de entretenimiento: desde series de animación y películas Pixar hasta figuras de acción o atracciones en los diversos parques Disney del mundo, todo ello reportando un gran beneficio a la empresa de Mickey Mouse. Marvel, por su parte, vería gracias a este empujón económico y de márketing un gran aumento de popularidad que se traduciría en mayores ventas de cómics y merchandising de todos sus personajes. Por supuesto, los representantes de ambas compañías (sobre todo Perlmutter, que se embolsó unos 1.400 millones de pavos así, sin anestesia ni nada) eran todo sonrisas y se deshacían en elogios entre sí mientras las acciones de Marvel subían un 26% su valor en bolsa, pero el resto del mundo no tenía tan claro que esto fuera algo positivo: los lectores de cómics Marvel y aquellos que acababan de descubrir que hay vida más allá de Spiderman, Batman y Superman gracias a Iron Man y El Increíble Hulk en 2008 se mostraban, cuanto menos, preocupados. No tardaron en llegar los memes, las discusiones ardientes en foros de internet y las profecías apocalípticas sobre cómo Goofy sería miembro de los Vengadores o cómo en la hipotética Iron Man 3 Tony Stark sería interpretado por Justin Bieber. Esto último era un rumor real que por entonces nos metió a todos mucho miedo en el cuerpo, creedme, y  si no mirad este artículo de la legendaria SuperPop.

a3af753ee214aefb6f7124bc5cc9403eEl pan nuestro de cada día en aquellos tiempos. Ah, parece que fue ayer.

Estos temores, como sabemos hoy, eran por supuesto infundados. Matthew Ingram expresó a la perfección el resultado de aquel movimiento empresarial allá por 2015 en un artículo para la web Fortune, concretamente en un par de párrafos que traduzco a continuación:

“Y quizás más que ninguna otra compañía relacionada con el cómic, Disney ha conseguido reacciones muy favorables de parte de los amantes de ese medio gracias a la fidelidad de sus adaptaciones de las propiedades Marvel y la atención al detalle que muestran tanto en películas como en series de TV. Los fans del cómic constituyen una de las audiencias más difíciles de complacer cuando se trata de adaptaciones de sus historias favoritas, con lo que incluso conseguir un ‘aprobado raspadillo’ de su parte hace que Disney quede mejor que nadie.
La mayoría de los insiders de la industria concuerdan en que Disney ha conseguido esto dejando a Marvel a su aire, tal como hicieran con Pixar. Las predicciones que algunos lanzaban al aire sobre Iron Man o el Capitán América compartiendo pantalla de forma forzada e incómoda con otros elementos del imperio [Disney] resultaron ser nada más que humo.”

Efectivamente, a lo largo de este repaso a la historia del MCU veremos poco a poco cómo el pacto entre Marvel y Disney ha sido más favorable de lo que nadie podía esperar para ambas empresas y para sus fans: hasta el día en el que escribo esta entrada, las películas de Marvel Studios no han hecho más que crecer año tras año, hasta el punto de que el MCU se ha convertido en la franquicia más taquillera de la historia del cine, con una recaudación total de más de 13.000 millones de dólares. No deja de resultar irónico, sabiendo esto, que Disney comprase Marvel Entertainment por “apenas” cuatro mil millones, un poco menos de la mitad de lo que en su día pagase el gigante audiovisual por Pixar.

tumblr_mtqzmidcqe1suvynno1_500Marvel y Disney, desde 2009 hasta el fin de los tiempos, amén

“Pero Mario”, diréis, “esta entrada se supone que va de 2008 a 2010, ¿dónde vas tan lejos? ¿No pasó nada más digno de mención en esos tiempos?” Pues sí, tenéis razón. Una vez más nos hemos adelantado un poco a los acontecimientos, pero volvamos a 2009. Resulta que la compra de Disney trajo consigo otro cambio bastante importante para Marvel Studios: David Maisel (¿le recordáis de la anterior entrada?) agarró su parte de las ganancias, unos veinte millones de dólares, y dijo “adiós, muy buenas”. Así, sin más. Este es uno de los misterios que aún están sin resolver en la historia del MCU: ¿por qué se abandonó el barco Maisel en ese momento? Él ya había trabajado con Disney en el pasado, y no consta que tuviera una mala relación con la empresa. De hecho, no sólo no se opuso a la compra, sino que (en teoría) apoyó la decisión de Perlmutter cuando dio luz verde a la operación Marvel-Disney. Entre las teorías más extendidas sobre los motivos de su partida están que es una persona difícil con quien trabajar y desde arriba decidieron prescindir de él, o que simplemente se contentó con el dinero recibido por la venta y decidió alejarse por voluntad propia de todo aquello, sin más dramas. En cualquier caso, su hueco en Marvel Studios lo cubrió por supuesto Kevin Feige, quien pasó de ser la cara pública del estudio (como vimos en la entrega anterior) a ocupar la posición de presidente ejecutivo. Desde ese momento en adelante, Feige sería el mandamás en Marvel Studios y sólo respondería directamente ante Perlmutter, e indirectamente ante Bob Iger, claro.

large_image20160104-27553-xnbrwq“Terminaré… lo que tú empezaste”.

En cuanto a las películas, Disney se comprometió a respetar las decisiones que ya estaban tomadas para las próximas entregas del MCU (por entonces, sólo Capitán América, Thor, Vengadores y Iron Man 3) y para el año 2010, apenas unos meses tras el estreno de Iron Man 2, recuperó los derechos de distribución de aquellas películas que no podían dejar pasar en manos de Paramount: Vengadores y Iron Man 3. Así, Disney se aseguraba de que desde 2012 en adelante, todas las películas de Marvel Studios fueran producidas y distribuidas, ahora sí, desde dentro. Como último dato reseñable de ese año, fue en junio de 2010 cuando Marvel Entertainment se sacó de la manga la división de TV dedicada a producir series de televisión que, al menos en teoría, comparten universo con el MCU. Con Jeph Loeb haciendo las veces de Kevin Feige televisivo, los engranajes empezaron a girar para la producción de series como Agentes de SHIELDDaredevil Jessica Jones.

Para terminar, y como todo el rollo empresarial puede ser un poco caótico, os dejo con un pequeño esquema muy básico (tranquilos, que ya se irá complicando) hecho por un servidor de la situación de Marvel Entertainment a principios de 2011, año en el que veríamos Thor Capitán América: El Primer Vengador y que abordaremos en la siguiente entrada:

Marvel Studios 2011

¡Hasta la próxima!

Fuentes

Artículo de Forbes sobre la situación actual de los derechos de Hulk

Declaraciones de Terrence Howard sobre su marcha del MCU

El Huffington Post analiza la situación de Hulk y Marvel Studios

LA Times del 2008 comentando los problemas de El Increíble Hulk un mes antes de su estreno

Matthew Ingram para Fortune, sobre Marvel y Disney

Noticia de The Guardian en agosto de 2009 sobre la compra de Marvel por Disney

Noticia del New York Times sobre los primeros (impresionantes) números de Iron Man en 2008  y sobre la compra de Marvel por parte de Disney en 2009

Titular del LA Times sobre la marcha de Maisel en 2009

Slashfilm, acerca de la problemática de Norton con Marvel

Anuncios

Un comentario en “Marvel Studios, Camino al Infinito parte II: Recambios, Secuelas y Disney (2008-2010)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s