Y Nintendo dijo “Switch”

Hoy, tras meses y meses de letargo -que si vacaciones, que si el trabajo, que si el máster, que si la letal combinación de ambos-, la mitad de Atarcade viene para hablaros de algo que tal vez se le daría mejor a la otra mitad, pero le va a poner el doble de ganas para compensar.

Y es que si bien el más Nintendero de este dúo es sin duda Luis, yo tengo mucho que decir sobre la nueva apuesta de hardware del gigante nipón. Los más avispados que me seguís en twitter sabréis ya más o menos qué opino de la Nintendo Switch (y sabed que esta entrada no tiene como objetivo cambiar la opinión de nadie ni hablar de las características más técnicas de la consola, que de eso ya se ha escrito largo y tendido), pero como twitter limita mucho la expresión con sus 140 caracteres y me apetece una entrada de opinión ligerita y rápida para volver a empezar por estos andurriales, pues vamos al lío.

Nintendo SÍ, pero sólo en parte

Empecemos dejando claro que siempre he sentido una gran admiración por Nintendo. Una compañía que lleva tantísimos años entre las más relevantes de la industria del videojuego y que sigue levantando pasiones entre fans y detractores como el primer día nunca debe tomarse a la ligera. La calidad de sus obras es innegable, y en todas las listas de “Los Mejores Juegos De La Historia” que tanto gustan siempre aparecen entregas como The Legend of Zelda: Ocarina of TimeSuper Mario World.

A pesar de esto, siempre he tenido una relación complicada con la gran N. No me he perdido ninguna de sus portátiles y he podido disfrutar del amplísimo catálogo que ofrecen, desde Game Boy Color (vale, cierto, la primera en blanco y negro no la tuve, pero esa no cuenta) hasta Nintendo 3DS, con obras magnas del mercado de las consolas de bolsillo como pueden ser Zelda: Minish CapSuper Smash Bros 3DS o cualquier entrega de Pokémon. Incluso he completado juegos que en su día fueron de sobremesa en portátiles, como es el caso de Ocarina of Time 3DS (así da gusto jugar ediciones remasterizadas). Sin embargo, la cosa cambia drásticamente cuando hablamos de las consolas de sobremesa.

el-hombre-de-la-contaminacion-madrid-620x325“¿Dónde están tus Nintendo de sobremesa? ¿Dónde? A ver, que yo las vea.”

Voy a decirlo alto y claro: nunca he comprado una sobremesa de Nintendo. He tenido una Game Cube y una Wii, pero ambas han sido regalos tras caer en el desuso por parte de sus anteriores dueños, cuando ya llevaban un buen tiempo en el mercado. Es gracias a estas generosas donaciones que he podido probar las mieles del catálogo de sobremesa de Nintendo: Zelda Wind Waker (maravilloso), Super Mario Sunshine (tremendamente infravalorado) o el Mario Kart de la Wii, que es un auténtico vicio. Pero, ¿por qué nunca he comprado una sobremesa de Nintendo? Bien, la respuesta es sencilla: como era un chavalín sin ingresos “sólo” podía tener una sobremesa, y la competencia me ofrecía más. Hablo, por supuesto, de los juegos “third party”, los multiplataforma, esos que llevan dos generaciones haciendo el vacío a Nintendo porque sus sistemas de estar por casa no son suficientemente potentes en comparación con las máquinas de Sony y Microsoft. Llamadme chaquetero si queréis -o no, ni que esto fuera un post sobre fútbol-, pero por mucho Zelda y mucho Mario que tenga Nintendo, si me voy a perder el 80% de los títulos que salen al año pues por Reyes voy a pedir otra consola con todo el dolor de mi corasón latino.

La evolución lógica

Y entonces ocurrió lo que llevaba años pidiendo sin saberlo: se anuncia oficialmente, tras muchísimos rumores, filtraciones (¡se acuerdan de lo de Wikileaks…!) y discusiones airadas en foros, la nueva consola de Nintendo: la Nintendo Switch.

originalMás maja ella.

Resulta que hay alguien en Nintendo que ha leído mis más profundos deseos de jugador empedernido, y ha sacado de mi pozo de los deseos particular la máquina nintendera perfecta para mí, y cada día para más gente: una portátil con el poder de una sobremesa. O una sobremesa con el tamaño y la independencia de una portátil. El caso, dos consolas en una. La unión perfecta de los dos catálogos. En definitiva, la promesa de tener todo lo que Nintendo puede ofrecerte en la palma de tu mano (literalmente). La sola idea ya me impulsaba a tirar billetes a la pantalla del ordenador. Además, cuenta con muchísimas opciones respecto a cómo jugar a los juegos. ¿Te imaginas llevar un Mario Kart de sobremesa en tu mochila, con un mando que se divide en dos para jugar a pantalla partida con otra persona en una pantalla HD de seis pulgadas? ¿Jugar a la nueva gran entrega de Zelda en el metro? ¿Una nueva edición de Pokémon en HD reproduciéndose en tu TV 1080p? Ahora, todo eso es posible, y a mí me parece que Nintendo ha sabido leer muy bien el mercado: ya que llevan dos generaciones sin poder compararse con otras máquinas de sobremesa, no van a seguir compitiendo con ellas. Crean su propio mercado único con la propuesta híbrida de Switch.

photo_2016-10-20_16-59-16-760x428“Bueno, único, único… por ahora. MUAHAHAHA” – Sony.

Hay mucho escéptico en El Internet™, claro, por lo visto la gente esperaba una PS4 portátil (no, en serio, de verdad que había gente que esperaba algo así). Sin embargo, yo estoy bastante seguro de que Switch es una apuesta segura por parte de Nintendo. No sólo condensa, como ya hemos dicho, todos sus bombazos anuales, no sólo es algo nunca visto en la industria del videojuego, sino que combina todas las fórmulas del éxito de sus anteriores consolas. Los wiimotes de la Wii (y te vienen dos al comprar la Switch), la pantalla táctil de 3DS (mejorada, capacitiva, y sin necesidad de stylus) y la portabilidad del tableto-mando de Wii U llevada al extremo (vale, que Wii U tal vez no fue tan exitosa, pero lo del mando le gustó a casi todo el mundo por muy armatoste que fuera). Así, Switch se perfila como el complemento perfecto a tu PS4, Xbox One o PC. Con todo, yo aún no estaba del todo convencido. Me faltaba algo más para decidirme a comprarla de salida, o más bien, para despertar en mí ese hype tan necesario para que yo apueste 100% por un producto, ya sea una consola, una serie o un cómic.

Justo me hallaba en esa tesitura, cuando veo esto

esto.

Que sí, que es algo que si estás leyendo esta entrada, es seguro que lo has visto. Es más, si has llegado hasta aquí, probablemente vivieses este evento con tanta emoción como yo. Incluso es posible que si estabas dudando si comprarla o no, estos dos juegos hayan disipado tus dudas, como lo hicieron con las mías. Pero nunca está de más volver a ver estos trailers, así que ya que los he puesto aquí, échales un ojo otra vez, que vale la pena. Y es que esta es Nintendo diciéndonos: “Este es nuestro futuro, esto es lo que os vamos a ofrecer en nuestra nueva consola”. Y esto es increíblemente bueno, o al menos así me lo parece a mí. Yo, por primera vez, siento la emoción de un nuevo Zelda y un nuevo Mario de sobremesa. ¿Qué digo sobremesa? Esa palabra ya no existe para nosotros. Ahora, en Nintendo, es todo para una y una para todos. Y el cambio no le puede sentar mejor.

PD: Para quitarme un poco el tufillo a comercial de Nintendo diré que 1, 2, 3 Switch tendría que ser parte del pack con la consola como ya lo fuera Wii Sports. Nintendo, por dios, que ese Wario Ware wannabe no lo va a comprar nadie por 40€.

Y ¿lo del online de pago? Tsk, tsk, muy mal, Nintendo, muy muy mal. Venga va, me sacáis un Luigi’s Mansion 3 en la Switch y os perdono.

Y más vale que haya retrocompatibilidad digital con Wii U y Game Cube. O lo que habrá será revueltas en las calles. Dicho queda.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Videojuegos y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s