La importancia de la empatía: Civil War y Batman v Superman

Una semana más, y tras ponerme ciego a rebujito haber hecho un pequeñísimo parón por la feria de Sevilla (¡arsa, arsa!), vengo a hablaros de temas de actualidad, de interés popular, lo último de lo último… vamos, de esas cosas que tanto nos gustan: películas y superhéroes. El tema que nos ocupa hoy, como habréis adivinado por el título de la entrada, es uno del que se ha hablado largo y tendido en El Internet™, pero no por ello lo que os voy a contar hoy aquí es menos interesante o importante. ¿O sí? Pasen, lean y decidan ustedes mismos.

Pues sí, como muchos sabéis, internet ha sido un auténtico hervidero de opiniones, fanboyismo, críticas, acusaciones, decepciones y muchas más cosas bonitas desde el estreno de la segunda película del Universo Cinematográfico DCBatman v Superman. Unos la aman, otros la odian, y otros que ni fu ni fa. Lo que está claro es que hay una amplísima variedad de opiniones sobre este film, y parece que toda personalidad del mundillo tiene algo que decir, sea a favor o en contra: que si Batman mata, que si Superman es adicto a los antidepresivos, que si Zack Snyder es dios en la tierra, que si Zack Snyder es el peor director de los últimos 10 años… La polémica, además, se ha visto incrementada por el inminente estreno en taquilla de la última película del Universo Cinematográfico MarvelCapitán América: Civil War. Por supuesto, y teniendo en cuenta la competitividad que ha existido desde siempre entre Detective Comics y Marvel, es inevitable establecer comparaciones entre una y otra obras del séptimo arte. En esta entrada, como aún no hemos visto Civil War (hasta dentro de 8 días ná de ná), no vamos a entrar en comparativas cualitativas (para saber qué pensamos de Batman v Superman, click aquí), sino que nos limitaremos a comentar un factor muy importante a tener en cuenta a la hora de visualizar -y analizar- películas cuyo eje central es el conflicto “héroe contra héroe”: la empatía con los personajes.

Empire UK - March 2016“Empatía… empatía… ¿eso qué significaba…? Tenía que haber cogido el Batdiccionario.”

Para los lectores que aún no hayan pasado la pubertad, el término “empatía” hace referencia, según un popular diccionario de la lengua española, al sentimiento de “participación afectiva” que una persona tiene hacia otra, es decir, tu capacidad para sentir lo que otra persona siente, y por tanto ser cómplice de sus alegrías, enfados o tristezas. Normalmente, en el cine -o en cualquier obra audiovisual, si me apuráis- es importante para el autor que el público empatice con el protagonista, y los personajes más queridos suelen ser aquellos con los que la audiencia es capaz de conectar a estos niveles. Claro, no es lo mismo ver en peligro a alguien por el que te preocupas de forma personal que a alguien cuyo bienestar te da más o menos igual, ¿verdad?

Pues bien, una vez que tenemos claro el concepto, hablemos primero de Batman v Superman y el conflicto que enfrenta a sus dos protagonistas. Para empezar, dejemos una cosa clara: el Superman de Henry Cavill es un personaje… difícil. Es difícil que el espectador medio se sienta identificado con el semidiós alienígena mesiánico cuyo rango emocional empieza en “estoy triste” y acaba en “estoy enfadado”, algo más propio de Batman que del Hombre de Acero. También es difícil que preocuparse por él porque, bueno, es Superman y por tanto es invulnerable a cualquier tipo de daño que no venga causado por una roca verde y radiactiva. En el caso de Batman, él lo tiene más fácil, dado que es el humano que se siente intimidado por el poder que este alien emocionalmente inestable posee. Sobre el papel, es más probable que empaticemos con él que con Superman… hasta que empieza a actuar de forma irracional e impulsiva -cosa que Batman se caracteriza por no hacer- y la intimidación que Superman le produce se acerca peligrosamente a la xenofobia.

38-4“¡Estos aliens han venido a destruir nuestras tierras y robarnos a nuestras mujeres…!”

A todo esto debemos sumar el hecho de que estas versiones de Batman y Superman son muy “jóvenes” en el cine -a Superman lo hemos visto en dos películas, y a Batman sólo en esta-, con lo que la audiencia aún no los conoce tan íntimamente como puede conocer, por ejemplo, a sus homólogos del mundo del cómic, que han vivido cientos de aventuras. La suma de estos factores da como resultado que a la hora de ser testigos del titánico duelo entre el Murciélago y el Hombre de Acero, el espectador no percibe nada más que la admiración por la calidad de los efectos, la coreografía y lo espectacular del momento. El conflicto de la pantalla no se transmite al público, y creo que no me equivoco si asumo que os pasó más o menos como a mí: no sentí ni una pizca de preocupación por estos dos personajes en el momento de la gran batalla. No tuve emociones encontradas respecto al hecho de que dos héroes se estuviesen haciendo daño mutuamente, simplemente disfruté de la batalla. ¿Es esto realmente lo que debería transmitir una escena de este calibre?

635946913774813234-2115372964_superman1412959501536_wps_58_Crowd_watching_a_movie_Im  “Bua tío ke wapo cómo se dan… MIRA MIRA QUÉ HOSTIA FUAAAAAAA”

Teniendo esto en mente, pasemos al conflicto que nos presenta Capitán América: Civil War.

En esta película, vemos la culminación primera (recordemos que aún queda Infinity War) de un Universo Cinematográfico que lleva 8 años activo. Durante esos años, hemos visto a los personajes que lo componen experimentar una evolución paulatina pero constante. Tony Stark no es el mismo que le espetaba al Capitán América que bajo su armadura era un “genio, multimillonario, playboy y filántropo”. El tiempo lo ha castigado, las experiencias que ha vivido le han enseñado que no es más que un hombrecillo en traje de metal en un mundo de milagros, hasta el punto de que cuando el gobierno exige control, lejos de reaccionar como en Iron Man 2 y seguir su camino, ahora no sólo acepta el cambio sino que luchará contra aquellos que no lo sigan.

anigif_enhanced-20451-1401796878-17Iron_Man_3_Clip_5_After_New_York_1080p_HD_2013           Nada como luchar al lado de un dios nórdico para ponerte los pies en la tierra.

Steve Rogers, por su parte, ha evolucionado incluso más, ya que se ha visto atrapado en un mundo que no es el suyo, un mundo que ha cambiado de forma radical desde que se quedase congelado en la década de los 40. Ha tenido que saber adaptarse a su nueva vida, y lo ha conseguido… mientras que el Capitán América no ha cambiado nada en absoluto, pues continúa defendiendo con todas sus fuerzas los ideales de libertad y justicia por los que luchaba incluso antes de que el suero de Supersoldado corriese por sus venas.

JxwCKQ“I could do this all day”. Si esto no es emotivo QUE BAJE DIOS Y LO VEA.

Nosotros, los espectadores, hemos sido testigos de todo el proceso de crecimiento de estos dos personajes, y les hemos visto reír, llorar, ganar y perder durante más de diez películas. ¿Sólo a ellos? ¡Claro que no! Lo que más destaca de Marvel en el cine, y probablemente la mayor diferencia con DC, es que antes de enfrentar a sus héroes entre sí ha creado un universo complejo, coherente y con una gran variedad de personajes, cada uno con una historia y una personalidad diferentes. En mayor o menor grado, el público es capaz de empatizar con todos y cada uno de sus personajes, y eso se traduce en una garantía de emociones fuertes cuando por fin se produzca la batalla que los enfrente a unos contra otros. Todo fan sentirá en el alma cada puñetazo, y sufrirá por ver a esos héroes que llevan casi una década con nosotros luchando entre sí, y al mismo tiempo, no podrá quitar los ojos del espectáculo de acción que los hermanos Russo sin duda nos tienen preparado.

187181Auidence-Response            “Pero que dejen de pegarse, por favor, que se van a hacer daño… ¡¡NO, A BUCKY EN LA CARA NO!!”

Y si no me creéis a mí, mirad lo que dice Devin Faraci, que sí ha visto ya Civil War:

And then, finally, it’s a one on one fight that is among the most brutal, the most difficult and the most heartbreaking in any film of the genre. Captain America and Iron Man, characters whose arcs have, over the course of these movies, brought them past each other and left them swapping places, have a final fist fight that actually hurts to watch.

Podéis leer su review completa sin spoilers aquí.

Al final, todo lo que hemos hablado se reduce a saber crear unos personajes con los que el público pueda establecer una relación afectiva, y, lo más importante, dar a la audiencia el tiempo necesario para que esa relación se produzca, en lugar de intentar “subirte al carro” lo más rápido que puedas.

Aunque… Introducir a Spider-Man en la misma película que culmina tantos años de proyecto… También ayuda.

*Thwip!*

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cómics, Cine y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La importancia de la empatía: Civil War y Batman v Superman

  1. Anónimo dijo:

    En sivil guar goku en que bando se pone? xq entonses gana ese jaja salu2

    Le gusta a 1 persona

  2. Andrea Trujillo Matías dijo:

    Un Chuck Norris dando una patada, y que se quiten Batman, Ironman y hasta Gandalf de en medio xD
    Ahora en serio, me ha encantado esta entrada, y estoy totalmente de acuerdo. Tengo ganas de ver Civil War para que se me quite este regusto a MIERDA que me ha dejado Batman vs Superman (mi opinión, sin animo de ofender a nadie ;) )

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s