Especial Marvel (Fase II): Crítica de Iron Man 3 (2013)

Un día… casi horas para el gran estreno de la semana. Hemos esperado mucho, ¡pero Los Vengadores: La era de Ultrón ya casi está aquí, amigas y amigos! Por supuesto, nos esperamos un peliculón, y también esperamos ver de nuevo a Iron Man dándolo todo, o por lo menos dando más que en su última película, Iron Man 3 (2013), de la cual tenéis aquí nuestra crítica ;D ¡Adelante publicación, Jarvis!

¡ATENCIÓN, SPOILERS! (Para criticar esta película hemos tenido que destriparla un poquito, lo sentimos)

iron-man-3-pelicula-imagen-6

Sinopsis: Tony Stark (Robert Downey Jr.) ve como su vida vuelve a correr peligro debido a los intentos que alguien realiza para acabar con él. A su vez, entra en escena un nuevo y poderoso enemigo que se hace llamar El Mandarín (Ben Kingsley). En su camino por acabar con éste, Tony descubrirá que más peligros le acechan, derivados de su pasado, y a los que también tendrá que hacer frente. 

Nuestra armadura viviente preferida vuelve a las pantallas con su tercera entrega (muy a mi pesar, ésta vez no lo hace con ACDC de fondo), posiblemente la más polémica de la trilogía. Robert Downey Jr. encarna de nuevo al descarado multimillonario Tony Stark haciendo gala de su implacable y característica personalidad, lo que nos asegura los típicos momentos chistosos y humorísticos. El problema, quizás, es que puede que se hayan pasado en esta película con las bromas. Y sí, nos referimos precisamente al notable (por no decir sobresaliente) destrozo que hacen con el personaje de El Mandarín. No es la interpretación de Ben Kingsley, por supuesto (su larga trayectoria cinematográfica le avala, la actuación es impecable), pero, o bien los guionistas y el equipo pertinente habían recibido una paliza de Hulk antes de decidir lo que iban a hacer con uno de los enemigos más temibles de Iron Man en la gran pantalla, o aquella noche se pillaron una buena juerga con el Capitán América y jugaron a ver quién aguantaba más bebiendo sin emborracharse. Si no fue una de estas dos, juro que no me explico en qué estaban pensando para convertir al Mandarín en una broma, literalmente. Tenemos que comentar también el hecho de que la película podría llamarse perfectamente Tony Stark: La armadura me la suda, porque aquí descubrimos que además de multimillonario, empresario, genio, playboy y filántropo, Tony tiene también dotes de agente secreto y es un crack infiltrándose, eso sí, siempre con mucho humor.

iron-man-3-pelicula-imagen-4

No todo son puntos negativos, claro. He empezado fuerte porque el texto me lo ha permitido, pero estamos analizando la película, y el hateo hacia el Mandarín va más bien dirigido a los seguidores de los cómics, que terminaron bastante decepcionados. Si no se tiene en cuenta este factor, la farsa del supuesto enemigo final queda en eso simplemente, en una excusa para dar mayor importancia aún a otro enemigo más fuerte todavía. El protagonismo de Tony como él mismo más que como Iron Man sí que es de digna mención, por el contrario, puesto que para ver a Robert Downey Jr. zurrando a malosos ya tenemos las películas (muy buenas por cierto) de Sherlock Holmes. Pero como hemos dicho, también tiene sus momentos: las escenas de acción que hay son bastante buenas; los efectos, brutales como sólo los hace Marvel; Pepper (Gwyneth Paltrow) gana mucho más protagonismo, dejando de ser un simple elemento circunstancial de la película, que como actriz se lo merece muchísimo, y la Mark XLII no es del todo fea (aunque seguimos prefiriendo la Mark III).  Y por supuesto, Robert Downey Jr sigue con su carisma y actitud de siempre que tanto nos gusta (que ya le hemos abusado un poco al pobre).

iron-man-3-pelicula-imagen-12El caso es que, juntando todos estos elementos y añadiéndole que la historia sobre la que el villano principal (el de verdad) justifica sus acciones tampoco se sale (el joven que se hace malo al ser rechazado o ignorado por su ídolo… ¿no os recuerda un poco a Los Increíbles?), nos sale una película de superhéroes un pelín mediocre. Ojo, no es lo peor que hemos visto en el cine, pero sí que baja mucho la media teniendo en cuenta las películas que ha estado haciendo Marvel estos últimos años. Pero los efectos, las explosiones, las escenas en las que Iron Man se luce y un par de momentazos de Tony Stark (hemos dicho que se pasan, pero eso no quiere decir que no lo hayan hecho bien en parte) salvan la película de caer en el suspenso o de llevarse el Premio Soso 2013, porque desde luego no te aburrirás viéndola.

Nota: 6/10

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cómics, Cine y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s