Especial Marvel (Fase I): Crítica de Iron Man 2 (2010)

iron_man_2_pelicula_wallpapers_1

¡Continuamos nuestra preparación para Avengers: Age of Ultron! Hoy os traemos la secuela de la considerada como una de las mejores películas de superhéroes de las últimas décadas: Iron Man 2. ¿Tendrá el mismo éxito que su predecesora en nuestro análisis? Averigüémoslo.

Dirigida por Jon Favreau (que también representa el papel de Happy, el chófer/guardaespaldas de Tony Stark), Iron Man 2 nos vuelve a traer a un Robert Downey Jr. cada vez más cómodo en su papel, Gwyneth Paltrow que repite también como Pepper Potts, Don Cheadle que sustituye a Terrence Howard como Rhodey, Mickey Rourke como villano, y como gran novedad, Scarlett Johansson estrenando su papel como Viuda Negra. Este gran reparto incluye otras caras conocidas de Los Vengadores como Samuel L. Jackson y su Nick Furia o Clark Gregg en el entrañable rol de Agente Coulson. Y hablamos de Los Vengadores porque esta película, para bien o para mal, cumple una función principal muy acusada: hacer de “puente” entre Iron Man y la gran superproducción de 2012. ¿Significa esto que Iron Man 2 es una película sin importancia y “de relleno”? Sí y no. Veremos por qué.

Iron Man 2 es una película de virtudes y carencias. Mientras que la primera nos contaba los orígenes de Tony Stark de un modo frenético, manteniendo un ritmo envidiable durante todo su metraje y con las mejores escenas de acción superheroica vistas hasta entonces en el cine, la secuela se queda algo corta en todos estos sentidos.

Los actores cumplen con creces. Todos los personajes están bien interpretados y cumplen su función (aunque tal vez Mickey Rourke no convenza a todos, nosotros lo achacamos más a decisiones del director en el tratamiento del personaje que a una mala actuación por su parte). Nos encanta ver a Robert Downey Jr. como Tony Stark y él lo sabe, el personaje le sienta como un guante y eso se traduce en una gran interpretación, una vez más. Por su parte, Don Cheadle consigue darle una personalidad a Rhodey que Terrence Howard nunca loró (aunque también ayuda que tenga algo más de protagonismo en la historia: Máquina de Guerra es bastante impresionante). También cabe destacar el trabajo de Scarlett Johansson como Viuda Negra, que convenció a propios y extraños de cara a Los Vengadores.

Las escenas de acción, aunque algo más escasas que en su predecesora, son bastante espectaculares (mención especial al gran final de Iron Man y Máquina de Guerra contra Whiplash y sus robots), los efectos especiales brillan por su calidad y dejan con buen sabor de boca en general. Además, los toques de humor marca de la casa Marvel están presentes como “momento cómico” para suavizar la tensión de algunas escenas (un buen ejemplo es el uso del misil “La Ex-Mujer” por parte de Máquina de Guerra, con hilarantes resultados).

maxresdefault“Lo bueno, si breve, dos veces bueno” debió pensar el director sobre la acción en IM2.

La música vuelve a enamorarnos con piezas eléctricas y muy cañeras que acompañan correctamente a la acción, con AC/DC (imprescindible en cualquier película en la que Iron Man aparezca) y su Shoot to Thrill haciendo una entrada triunfal al principio del film.Los

Y así llegamos al gran talón de Aquiles de esta secuela: el guión. Sabemos que las comparaciones son odiosas, pero como dijimos al principio de nuestro análisis, aquí es donde realmente flaquea Iron Man 2 frente a su brillante previa. Jon Favreau empieza por presentar una problemática que carece de toda relevancia de cara a posteriores películas; que está, en definitiva, vacía en todas sus subtramas y que es en gran medida la culpable de que esta película dé sensación de “relleno” pre-Vengadores: Tony Stark tiene problemas de batería. Sí, el reactor ARK de su pecho empieza a no ser suficiente para mantenerle con vida además de hacer funcionar a sus armaduras, y deberá buscar una solución para ello mientras lidia con Whiplash, villano motivado por su padre moribundo que robará la todopoderosa tecnología Stark y la empleará en… un par de látigos.

6639998Whip whip, motherf@&#€r!

De modo que, cuando Tony solucione su problemilla energético (gracias a un Deux Ex Machina de parte de su padre y un poco de tecnología que ralla la frontera entre ciencia y magia), tendrá que enfrentarse a Whiplash como ya lo haría con Obadiah en su primera aventura, sólo que de forma bastante más predecible y sin contar con el carisma del villano de Jeff Bridges. Este enfrentamiento final y la nueva batería para el reactor del pecho de Tony Stark nos dejarán exactamente como al principio de la película: con Tony (y nosotros) esperando a Los Vengadores. Aunque pensemos en positivo: al menos ya conocimos a la Viuda Negra.

Para concluir la crítica, podemos decir que Iron Man 2 es, en definitiva, una película de superhéroes notable, con un guión muy mejorable y que posiblemente sufrió las altas expectativas que su primera entrega generó en el público. Aún así, nos parece bastante entretenida, y como siempre, ver a Robert Downey Jr. en los zapatos de Tony Stark a ritmo de AC/DC es una auténtica gozada.

Nota final: 7/10.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cómics, Cine y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s