Análisis Destiny (PS3, Xbox 360, PS4, Xbox ONE)

Destiny. Es realmente difícil hacer un análisis sobre un videojuego que ha causado tantísimo revuelo y del que se ha hablado ya largo y tendido en webs, revistas y foros. La nueva obra de Bungie (creadores de la célebre saga Halo) ha sido ensalzada y despedazada por críticos y usuarios, trayendo polémica desde el principio: quinientos millones de dólares de presupuesto, alianza productora con Activision, vacío total de cara a Wii U y PC… sí, es todo un reto hablar sobre un “elemento cultural” del que ya se ha debatido tanto, pero como diría El Gran Wyoming, “ahora les contaremos la verdad”. 

Cuando se habla de Destiny, una de las primeras palabras que vienen a colación es overhype. Término del inglés que cada vez es usado con más asiduidad en las webs y los foros españoles destinados al análisis de videojuegos. Pero, ¿qué significa este préstamo lingüístico? Simplemente hace referencia a una obra que ha sido objeto de un marketing excesivo, ya sea en forma de trailers, avances o campañas publicitarias agresivas, hasta el punto de conseguir que las masas consumidoras acaben pidiendo el producto en cuestión a gritos, presas de una necesidad acuciante por tener tal obra magna en sus manos. Y son estas mismas masas las que, una vez pueden disfrutar del producto en cuestión, lo crucifican y acribillan en la red por no cumplir sus ridículamente hinchadas expectativas.

Destiny, por una gran serie de motivos, se ha ganado a pulso el calificativo de overhyped. Un juego que prometía romper con todos los moldes y sentar las bases de una nueva generación de videojuegos FPS, con una narrativa y elementos RPG fuera de todo lo visto hasta ahora. Sin embargo, tristemente, el resultado final estuvo bastante lejos de esa promesa.

destiny-overhyped

Si buscáis “overhyped” en Google, éste es uno de los primeros resultados. En serio. Buscadlo.

Sin embargo, no estamos aquí para hablar de lo que pudo ser y no fue o para patalear sobre el juego que habríamos querido y no tenemos. Para eso podéis ver cualquiera de las miles de críticas a Destiny que hay en la red. Por este motivo, hablaremos del producto que nos ha llegado a los consumidores. ¿Qué es Destiny?

La verdad sobre Destiny es que, a priori, es un gran FPS. Habiendo jugado a otros shooter como Halo o Call of Duty, puedo decir sin miedo a equivocarme que Destiny resulta una experiencia más que satisfactoria dentro del género en términos generales. Desde el momento en el que creas a tu personaje y eliges su clase (hay tres, Hechicero, Cazador y Titán, cada una con sus habilidades y ataques especiales bien diferenciados) te das cuenta de que es un videojuego con muchísimas virtudes, destacando sobre todo el apartado artístico: un auténtico deleite para la vista y el oído. Visitar las junglas de Venus, las dunas de Marte o los cráteres de la Luna supone toda una experiencia. Podéis estar seguros de que más de una vez os quedaréis perplejos gracias al excelente trabajo del equipo de diseño de Bungie, que ha logrado construir unos mundos cuya ambientación es sencillamente sobresaliente. Planetas vistosos, entornos de exploración realmente enormes, y escenarios muy variados es lo primero que podéis esperar de Destiny cuando empecéis a jugarlo.

7mivTWD

Sí, los paisajes son realmente impresionantes.

¿Y qué decir de la banda sonora? Compuesta por Martin O’Donnell, es todo un referente para futuros títulos de Bungie. Cada pieza acompaña perfectamente al momento que se experimenta, con un uso magistral de cada instrumento (se nota, por ejemplo, el predominio de percusión para momentos de acción y la suavidad de los instrumentos de viento para las situaciones más tranquilas) y unas melodías que seguro querréis escuchar más de una vez, con mención especial a temas como The Last Array o The Traveler’s Light.

Pero los puntos fuertes de Destiny no se limitan al apartado artístico. La calidad del gunplay, o control de la mira y sensibilidad de la misma así como la agilidad de respuesta de los botones y gatillos, es impecable. Siguiendo la estela de Halo, Bungie vuelve a dar una clase magistral sobre cómo mapear los controles de un FPS y convertir el juego en una experiencia fluida y, sobre todo, adictiva. Es ésta la gran baza de Destiny. Su excelente sistema de control, sumado a las habilidades sobrehumanas de los Guardianes (nombre dado a cada jugador de este juego online masivo) es lo que lo hace tan atractivo para todo el que lo prueba, hasta el punto de pasar por alto sus defectos y exprimir horas y horas de diversión cómoda y rápida.

Esta cuidadísima jugabilidad puede ser explotada en los diversos modos de juego que nos ofrece Destiny. Los clásicos modos Campaña y multijugador competitivo vienen acompañados de otros contenidos como el modo Exploración, en el que podremos viajar libremente por cada planeta en busca de misiones o recursos; Asalto, donde deberemos enfrentarnos a hordas y hordas de enemigos hasta llegar al boss y derrotarlo; o las Incursiones, más conocidas como Raids, mazmorras llenas de puzles y pruebas sazonadas con más hordas de enemigos que nos pondrán la victoria muy difícil y nos obligarán a coordinarnos muy bien con la casi forzosa escuadra de seis jugadores.

Pero entonces, si es un juego con tantos aspectos a su favor, ¿va a ser todo positivo? ¿Es que no tiene ningún punto negativo en absoluto?

Lamentablemente, la respuesta es que sí, tiene puntos negativos, y son más abundantes de lo que nos gustaría. Empecemos por el guión. Algo que siempre ha caracterizado a Bungie en su carrera como empresa desarrolladora de videojuegos es la gran calidad de la narrativa en sus obras. La saga Halo es un gran ejemplo de ello. Al terminar la campaña de Destiny, uno no puede evitar preguntarse: ¿¡qué ha pasado aquí!? No se trata de una historia con una premisa clara. A medida que avanzas en la misma, te darás cuenta de que eres poco más que un recadero, que va de un planeta a otro masacrando especies alienígenas porque… pues porque sí, porque te lo ordenan. Sin entrar en el terreno de los spoilers, puedo decir sin miedo a equivocarme que al terminar la campaña el jugador medio no tiene ni la más remota idea de qué ha hecho, cómo lo ha hecho y sobre todo por qué lo ha hecho. La palabra que yo elegiría para definir la historia de este videojuego es “insatisfactoria”. Y esto es algo que a día de hoy, teniendo en cuenta que la narrativa es un aspecto cada vez más importante en los videojuegos, me parece totalmente inadmisible.

Sin embargo, el principal problema de Destiny no es su decepcionante campaña. Su mayor contratiempo es que, tarde o temprano, aburre. No importa cuántas horas le hayas dedicado, no importa lo motivado que estuvieras cuando lo compraste, ni siquiera importa que te gusten o no los FPS. La declive en la diversión que te proporciona empieza cuando te das cuenta de que llevas ciento y pico horas haciendo exactamente lo mismo, una y otra vez, a saber: buscar cobertura, asomarte, disparar. Buscar cobertura, asomarte, disparar. Y ocurre así en todos y cada uno de los modos de juego, con pequeñas variantes de escenario y contexto. En el modo Campaña se abusa de forma casi inmoral del recurso “defiende el punto X de las hordas de enemigos mientras tu robot acompañante (autodenominado Espectro) hackea el terminal/puerta/escudo”. El modo Asalto pasa a ser un tiro al blanco hasta llegar al jefe final, que representa poco más que una esponja de balas gigante que puede matarte muy fácilmente.

10684077_1488523301424189_184728234_n

Despliega al Espectro en una puerta, aún sigue esperando a que se abra.

¿Qué hay del modo PVP? La intención de Bungie con este obligatorio estilo de juego en todo FPS moderno que se precie es que resulte una experiencia de juego equilibrada y disfrutable para cada jugador, pero no acaba de conseguirlo. Los Cazadores sudarán sangre para causar los mismos efectos en el campo de batalla que los Hechiceros, con su autorresurrección y bombas de vacío; o los todopoderosos Titanes, con sus impenetrables escudos y sus ataques de área que pueden limpiar a todo el equipo contrario de un solo golpe. Hablando de los equipos, están limitados a seis jugadores por cada uno, y en algunos modos esta cifra se reduce a tres por equipo, lo que da como resultado partidas de seis o doce jugadores en total, una cifra que sabe a poco cuando juegas en consolas next-gen como son PS4 y Xbox One.

Destiny_14-640x360

El modo multijugador competitivo, no tan equilibrado ni tan extenso como esperáis.

La forma de conseguir recompensas no ayuda. Y es que dichas recompensas son totalmente aleatorias.  Es muy frustrante superar al fin, tras horas de intentos frustrados, una misión en modo “Muy Difícil” para que al final te den un arma o armadura de siete niveles más bajos que tú. A veces el jugador que termina primero en una partida PVP, que ha cargado con todo el equipo y ha conseguido la victoria por méritos propios no se lleva ningún premio en absoluto, mientras ves cómo el último clasificado que ha hecho poco más que esconderse de los enemigos se lleva equipamiento legendario. Otras veces el Criptarca (“decodificador” de planos de arma y armadura) te da equipamiento que ni siquiera es de tu clase y por tanto no puedes usar como recompensa por tus esfuerzos.

Twitterbc3b69c

El Criptarca, fuente de desesperación para todos los Guardianes de Destiny que quieren una recompensa justa por su arduo trabajo.

Son este tipo de elementos molestos los que erosionan la relación del jugador con el universo creado por Bungie. Es una experiencia que, si bien es muy divertida y enriquecedora cuando eres un recién llegado, adolece muchísimo la falta de contenido.  Pasarás por los mismos escenarios un número indefinido de veces, y esos paisajes que en los primeros compases del juego te maravillaban terminarán por no causar efecto alguno en ti. Perderás la ilusión por hacer unas misiones diarias que, te darás cuenta, son horriblemente parecidas entre sí. En definitiva, acabarás cansándote de Destiny y pasará a coger polvo en la estantería mientras tú decides rejugar The Last of Us.

A estas alturas debes estar un poco confuso. ¿Qué es Destiny entonces? ¿Es una obra maestra como se esperaba o es una decepción absoluta como muchos dicen? La respuesta es, ni una cosa ni la otra. Es un juego notable, que cumple su función y es capaz de dar muchas horas de diversión, más o menos en función de la paciencia del jugador. Si te atrae el género o la temática espacial lo disfrutarás, y te darás cuenta de que no puedes parar de jugar a pesar de todos sus defectos. Si no, puede que no sea el juego para ti. Es una auténtica lástima que sus numerosos e importantes fallos lastren lo que podría haber sido un producto final épico, extenso y bien hilado, pero como dije al principio, no estamos aquí para lamentarnos de lo que pudo ser y no fue. Esperemos que los chicos de Bungie aprendan de sus errores y tengan en cuenta el feedback de los usuarios para la próxima.

Mi valoración final para Destiny es un 6/10, nota a la que habría que sumar un punto extra si juegas online con otros Guardianes de tu lista de contactos. La experiencia mejora bastante y se hace mucho más divertida echando unas risas en el chat de voz con amigos.

Datos interesantes

  • Cuando estés en la Luna, mira hacia el cielo y te darás cuenta de que rota y hace órbita alrededor de la Tierra si te fijas muy bien.
  • Destiny es el videojuego más caro de la historia, con un presupuesto de récord, aproximadamente quinientos millones de dólares.
  • Dicha cantidad fue reembolsada en el primer fin de semana, batiendo también récords de ventas en todo el mundo.
  • El tema principal de la banda sonora, Hope for the Future, es obra del ex-Beatle Paul McCartney.
  • Bungie planea que Destiny sea una experiencia que dure toda una década.
  • Nadie sabe aún qué pasa con el Viajero, la esfera blanca y enorme que aparece en la mayoría de artworks de Destiny. En realidad nadie sabe qué es, si es un ente vivo, orgánico, mecánico, qué quiere, o por qué está en la Tierra.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Videojuegos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Análisis Destiny (PS3, Xbox 360, PS4, Xbox ONE)

  1. Arno dijo:

    Gran análisis, chicos! Se nota que le estáis poniendo mucho trabajo e ilusión. Como sugerencia, quizás podríais poner en negrita algunas palabras claves de cada párrafo para ayudar a los lectores a ubicar el contenido que más le interesa :)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s