Super Smash Bros 3DS: Regeneración.

¿Luchar contra Mario siendo Link? ¿Un combate épico entre Pikachu, Capitán Falcon, Luigi y Samus Aran? No. No era algo imaginable. Por lo menos, no para un nintendero en los noventa.

Super Smash Bros significó una verdadera revolución para los usuarios de la N64, quienes sólo habían podido disfrutar del Mortal Kombat Trilogy como juego significante dentro del género de videojuegos de lucha. El jugador podía, por primera vez, manejar a sus personajes preferidos de algunos de los mejores títulos de Nintendo en combates que mezclaban plataformas con un el típico estilo de lucha bidimensional, pero en escenarios más abiertos y en tres dimensiones. Por primera vez, veían a sus héroes como enemigos a los que tenían que derrotar, cambiando así la mentalidad con la que jugaban. Podías ser un ferviente fan de The Legend Of Zelda, que cuando Link se cruzaba en tu camino en el Modo de Un Jugador (lo que actualmente se conoce como el Modo Clásico) no había piedad contra él.

gfs_28035_2_6Primer elenco de luchadores de Super Smash Bros (N64)

El juego cosechó tanto éxito que fue inevitable lanzar una edición por cada consola de sobremesa que Nintendo ha producido desde la N64. Dos años después llegó el Super Smash Bros Melee (Game Cube), una apuesta segura por parte de La Gran N, quién se garantizó las numerosas ventas de esta entrega ofreciendo un sistema de combate más dinámico (gracias a las capacidades técnicas de la GC) y un elenco de luchadores que constaba de más personajes de las sagas que ya habían aparecido en su predecesor (Ganondorf, Pichu, Mewtwo y Zelda, por ejemplo), incluyendo también nuevos personajes de distintas sagas como Marth y Roy (Fire Emblem) o Mr. Game & Watch (Game & Watch). No hemos de olvidar tampoco los nuevos modos de juego que se introdujeron en SSBM, como el All Star, donde el jugador tenía que enfrentarse al plantel completo de luchadores sin descanso y pudiendo acceder sólo a tres objetos de recuperación durante todo el ciclo de combates.

CharactersMewtwo, Roy, Marth y Dr. Mario, entre otros, se unían a los veteranos en Super Smash Bros Melee (GC)

Super Smash Bros Brawl también introdujo un nuevo modo de juego, actualizando la visión que se tenía del mundo Smash Bros como un juego donde la lucha era impersonal y los personajes estaban enfrentados sin motivo. Añadió el modo El Emisario Subespacial, que explicaba mediante una aventura la relación de los personajes entre sí y la aparición de un ente superior llamado Tabuu, quién estaba causando verdaderos estragos en el universo de SSB. También destacaron la banda sonora (remasterizada y con toques de Rock y Tecno que no eclipsaban la esencia de las melodías) y la inclusión por primera vez de personajes pertenecientes a franquicias externas a Nintendo, con Solid Snake de la serie Metal Gear Solid (Konami) y con Sonic de la serie Sonic the Hedgehog (Sega) quienes, al igual que R.O.B., Lucario, Meta Knight, Olimar o Rey Dedede, se unieron a una lista cada vez mayor de luchadores.

Entre la considerable cantidad de objetos que se podían utilizar durante la batalla, sobresalían por encima de los demás la Bola Smash y los Ayudantes, llegando estos últimos a ser tan ansiados como las Poké Balls. La Bola Smash permitía a los jugadores realizar una habilidad definitiva que solía hacer el daño suficiente como para enviar a los contrincantes fuera del escenario. El SSBB introdujo numerosas variaciones con respecto a las entregas anteriores: Había jefes finales de diversos juegos de Nintendo en El Emisario Subespacial; Samus cambiaba a Samus Zero después de utilizar el Smash Final; manejar al Entrenador Pokémon significaba controlar a Charizard, Ivysaur y/o Squirtle; más Pokémon; más escenarios; etc. Todo ello le dio al juego títulos como el de “Mejor juego de lucha del año” en 2008 por la Academy Of Interactive Arts & Sciences.

Rayquaza era uno de los jefes finales del modo El Emisario Subespacial (Izquierda)
modea11_071226h-l Mario_Final_(4)_SSBB
El Smash Final de Mario (Derecha)

Y a día de hoy, cuando se pensaba que el juego podría seguir evolucionando siguiendo la misma línea (nuevos personajes, nuevos objetos, nuevos escenarios, nuevos modos,…), Nintendo nos sorprende llevando esta fantástica saga, no sólo a su nueva consola de sobremesa (Wii U), sino también a nuestras portátiles. Sí amigos, todos recordaremos esa sensación de que nos estaban tomando el pelo cuando nos enteramos de que ya estaba en marcha el desarrollo de Super Smash Bros 3DS.

¿Lo de siempre? Sí. Nuevos modos, nuevos objetos, nuevos escenarios y, por supuesto, nuevas apuestas por parte de los fans sobre los personajes que protagonizarían esta entrega. Pero “lo de siempre” no quiere decir “lo mismo”. Al principio muchos nos mostramos reticentes a la idea (emoción aparte). “Ya veremos cómo va de fluidez en la portátil” o “El Super Smash Bros Brawl dejó el listón muy alto” eran algunas de las afirmaciones que fácilmente se podían encontrar en foros y en conversaciones acerca del tema. Luego llegaron las primeras filtraciones y convenientes confirmaciones con personajes, escenarios, e incluso algunos ayudantes (como Skull Kid, hecho que aumentó aún más si cabe la esperanza en el esperado remake de The Legend Of Zelda: Majora’s Mask para 3DS). No mucho más tarde, empezaron a publicarse vídeos que ahogaron cualquier duda hasta el momento sobre la fluidez del juego en la consola. La versión de 3DS mostraba una dinámica tan similar a la que nos habían dejado ver en el E3 2014 con su compañera en Wii U que asustaba.

Llegó el juego, como bien supimos en el Nintendo Direct de Abril de este año cuando nos dijeron que las dos versiones de la nueva entrega llegarían en fechas distintas, siendo la de la portátil la que se lanzaría antes. El 3 de Octubre (algunos antes gracias a la extraña “estrategia comercial” de El Corte Inglés) ya se podía adquirir el juego en España.

Comenzamos el juego. Una estética muy similar al Super Smash Bros Brawl en lo que a menús se refiere, destacando el Smash de toda la vida con un prominente tamaño y color. El elenco inicial de personajes es bastante extenso, dejando desde el primer momento un amplio abanico de posibilidades en cuanto a combates. Desde el Smash, hacemos un repaso breve de los nuevos modos. Tras comprobar (con el miedo que nos habían metido las imágenes de consolas destrozadas que circulaban por la red) que nuestro joystick soporta con fuerza las arremetidas características del juego, pasamos al nuevo modo “Smashventura”. En él, encontramos una mezcla de El Emisario Subespacial y una especie de modo carrera, en el cuál tenemos que conseguir el mayor número de potenciadores en un tiempo determinado, decidiendo la victoria en un combate final que tendrá (o no) características especiales.

entry2-4

El modo clásico ha sido modificado y mejorado para obtener también premios (trofeos, monedas, etc.), potenciadores y diversos ataques alternativos para nuestros personajes personalizados. No haremos spoiler hablando del jefe final, pero sí diremos que es mucho más que una cara conocida. Por último encontramos los típicos mini-juegos (Béisbol Smash, Asalto y la nueva inclusión del modo Bomba Smash), el Entrenamiento y el modo All Star. Poco hay que decir de estos últimos, ya que son una simple actualización de sus anteriores versiones. En el caso del modo Cazatesoros, situado en el Menú de Trofeos, se presenta una nueva forma de obtener trofeos y premios, además de conseguirlos en batallas y comprándolos con las monedas que ganamos en el mismo juego. Golpeamos bloques que caen del cielo durante un máximo de dos minutos, siendo la cantidad y el tipo de bloques derribados los elementos que determinarán las recompensas.

El Modo Online también ha sido una de las grandes aplicaciones realizadas en el juego de 3DS. Ya podíamos jugar en línea con otros usuarios en SSBB, pero ahora disfrutamos la experiencia en una consola portátil, lo que le otorga muchos puntos a la hora de exprimir este apartado, dejando a un lado la limitación de jugar con los demás únicamente en casa. Además, podemos elegir entre jugar “En serio” o “Por diversión”, sin temer a encontrarnos jugadores demasiado competitivos cuando tenemos ganas de, simplemente, echar un buen rato. De la misma forma, podemos ser nosotros los competitivos y probar nuestras habilidades con los mejores jugadores que haya conectados en ese momento. La velocidad es aceptable en partidas contra amigos registrados, mientras que baja considerablemente en partidas globales de cuatro jugadores.

smash_bros._3ds_lineasCentrándonos en los personajes, el toque “cómic” que le da la renderización cell shading y la aplicación del contorno facilitan la definición y diferenciación del luchador en una pantalla tan pequeña. Incluso cuando quitamos el contorno completamente, podemos seguir el combate sin marearnos o perdernos, con el valor añadido de que adopta unos gráficos más parecidos a la versión de Wii U (sin pasarnos, recordemos que estamos hablando de una portátil). Los smash finales también han recibido mejoras estéticas (el de Samus, por ejemplo, presenta una gama de colores ligeramente mayor) , así como los ataques críticos, los cuales te “ayudan” a saber cuándo la víctima va a salir despedida fuera del escenario con casi total seguridad.

Si tuviéramos que sacar algunos fallos, serían la evidente lentitud en algunas partidas on-line (hecho que, según Nintendo, está en proceso de mejorarse) o la imposibilidad de cambiar el control del joystick a la cruceta (para los más efusivos, que siguen teniendo miedo a romper el mini pad). La recepción de los controles es bastante buena; no hay fallos de rango donde parece que un ataque da y luego no realiza daño alguno; no hay personajes que sobresalgan claramente por encima de los demás; las opciones dan lugar una infinidad de partidas y una personalización casi completa de las reglas; y un largo etcétera que nos llevan a concluir que la jugabilidad es casi excelente (poniendo tantos “casis” porque es muy difícil que algo sea perfecto, ni siquiera hablando lo más objetivamente posible).

La dificultad, como en la mayoría de los juegos de la saga, es variable en todo momento y en todo modo que se necesite para que los jugadores puedan progresar e ir adquiriendo experiencia, así como para que los jugadores más avanzados encuentren combates a su altura y que presenten un verdadero reto. Y en lo que a duración se refiere, una de las ventajas de los juegos de este tipo es que ofrecen diversión mucho tiempo después de incluso conseguir superar todos los desafíos o misiones (no eran pocos los que seguían jugando a SSBB antes de que Nintendo cerrase los servidores de Wii), con lo que se convierte en un videojuego que permanece en el tiempo y no pasa de moda fácilmente.

Ahora nos encontramos con lo que parece ser el juego definitivo de Super Smash Bros, aunque evidentemente sabemos que eso no será así. Es decir, sabemos que por cada generación de consolas que produzca Nintendo, saldrá un nuevo Super Smash Bros, con más personajes, más modos y una mayor cantidad de todo lo que los otros han ofrecido. Sin embargo, y enlazando con lo que mencionábamos de la duración, este Smash parece que tiene pensamiento de ser bastante longevo. Hace no mucho, nos enterábamos de que unos hackers descubrían que el juego estaba preparado para recibir contenido descargable, y unos días más tarde, se confirmaba la futura llegada de Mewtwo como DLC gratuito para aquellos que tuvieran las dos versiones del juego (y presuponemos que será de pago para aquellos que sólo dispongan de una versión). Esto quiere decir que el juego puede ampliarse aún más, que puede seguir creciendo y captando seguidores, como ocurre con la mayoría de videojuegos que reciben contenido descargable y consiguen que los usuarios sigan dedicándole su tiempo.

Nintendo ha vuelto a demostrar que sigue teniendo un público fiel. Ha vuelto a demostrar que sabe lo que quieren sus fans, sabe qué mantener y qué excluir de sus mejores sagas. Pero sobre todo ha comprobado que con Super Smash Bros tiene en sus manos, como ya dije antes, una apuesta segura, llegando al punto de que, posiblemente, esta nueva edición les saque de la crisis que se preveía en la compañía.

Valoración personal

Aunque con este análisis me quedo bastante corto, basándome en los argumentos recogidos anteriormente, mi nota es un 9 de 10. He vuelto a jugar al menos una partida de cada título para recordar levemente la sensación. Desde luego, si alguien me hubiera dicho cuando me compré el de N64 que algún día podría estar quemando a Ganondorf a base de puro Lanzallamas con Charizard mientras hacía tiempo en el Aula de Lectura de mi facultad, habría apagado mi Game Boy, le habría mirado con la cara del Doge y me habría quedado con su cara para no volver a cruzarme con esa persona en la vida. Ahora es un sueño hecho realidad (si me permitís esta expresión tan saturada). Cada partida es un mundo, me parece nueva y me es difícil pensar en otro juego que vaya a utilizar tanto como éste a lo largo del tiempo. Buena esa, Nintendo. Muy buena.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Videojuegos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Super Smash Bros 3DS: Regeneración.

  1. En verdad el juego esta stronk

    Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: Análisis de The Legend Of Zelda: Majora’s Mask (N64) | Atarcade

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s